Ley antitabaco 2011 o ley 42/2010

El día 2 de enero de 2011 entró en vigor la ley 42/2010, reforma de la ley antitabaco de 2005-2006. Esta reforma supuso una mayor restricción para los fumadores que no podrán fumar dentro de ningún espacio cerrado que esté abierto al público o a un colectivo, a excepción de determinados espacios que se adecuen a la al artículo 8 de mencionada ley. Tampoco se podrá fumar en los alrededores de centros de salud ni de enseñanza o educación ni lugares frecuentados por menores, tales como las areas acotadas para el juego y esparcimiento de menores en los parques abiertos al público.

La nueva ley ha dado mucho que hablar porque los lugares en los que mayor eficacia tendrá es en bares, restaurantes, pubs, discotecas y espacios similares. Con la anterior ley se dió la posibilidad de elegir si el establecimiento sería para fumadores o tendría un espacio dedicado a los no fumadores y otro a los fumadores. Practicamente la mayoría se decidió por ser establecimiento para fumadores para así conservar los clientes fumadores, que son un importante porcentaje de la clientela.

Es por ello que la anterior ley apenas obtuvo eficacia, y eso es lo que ha motivado la imposición a todos estos establecimientos de ser espacios libres de humo.

Esta nueva ley ha dado mucho que hablar, principalmente entre los fumadores, colectivo en el cual unos consideran buena esta ley y otros lo consideran una violación de su libertad.

Yo, en reconocimiento de que soy no fumador, estoy totalmente de acuerdo con esta ley al igual que el 99% de los no fumadores. Pero me gustaría expresar mis razones tanto subjetivas como objetivas.

Una de las principales razones por la que considero justa esta ley es que los derechos de unos terminan donde empiezan los de los demás. Es decir, un fumador tiene derecho a fumar cuando, cuanto y donde quiera, pero esto hace entrar en conflicto con los derechos de los no fumadores, un no fumador tiene derecho a no respirar el humo de segunda mano que expulsan los fumadores, humo que es incluso más perjudicial para la salud que el fumarse un cigarrillo directamente, además de otras razones de menor importancia como la facilidad que tiene el humo del tabaco para dejar su olor en las prendas de vestir, besar a un fumador deja mal sabor de boca, etc.

Y es que en ese tipo de locales o establecimientos resultaba imposible entrar y no respirar ese humo producido por los fumadores, y al igual que ellos los no fumadores también tenemos derecho a entrar en esos locales.

Por lo que me parece fenomenal que fumen en su casa, en la calle y demás sitios, pero en lugares cerrados y que son públicos creo que es correcto que se respete ese derecho de los no fumadores a no sufrir las consecuencias de ese humo.

Esto se agrava cuando hablamos de personas menores, enfermas o de avanzada edad que no disponen de un organismo resistente como el de un adulto sano. Incluso para un adulto sano que respira continuamente este humo, como los hosteleros, quienes sin poder elegir tenían que respirar ese humo por razón de que su lugar de trabajo es un lugar lleno de fumadores.

No considero justo que un camarero se vea obligado a respirar ese humo porque su lugar de trabajo es un lugar lleno de cigarrillos, puros, etc. encendidos.

Y aunque nadie nos obliga a trabajar como hosteleros ni a entrar en esos lugares de acceso público seguimos haciendolo porque o hacemos eso o estamos en el paro, o en la calle vagabundeando buscando un lugar en el que pasar el rato de ocio lejos de lugares llenos de humo, también creando divisiones en grupos sociales como los amigos en los que seguramente unos serán fumadores y otros no.

Por lo que considero correcto que los fumadores no obliguen a los no fumadores a respirar ese humo. Que al igual que ellos tienen su derecho a fumar, los no fumadores tenemos nuestro derecho a no respirar ese humo que es causa de muchas enfermedades, entre ellas el cáncer de pulmón y de piel.

Y recordando lo que dije al principio, “los derechos de uno terminan donde empiezan los de los demás”. Al igual que a nadie le gusta que en sus horas de sueño, de dormir, el vecino de arriba o de al lado monte una fiesta con música a todo volumen y ruidos de pasos constantes en el techo. Ni tampoco nos gusta ir en bicicleta o en moto y respirar el humo que expulsan los vehículos de delante, especialmente autobuses y camiones, cosa irremediable, a excepción que dejemos una distancia suficiente para que el humo se disipe. Y al igual que uno tiene derecho a destruir sus bienes, ya sea una televisión, que un teléfono móvil o un coche, no creo que a nadie le gustaría que el vecino nos agarrase el teléfono móvil y lo lanzase fuertemente contra el suelo o se acercase a nuestro coche y lo destruyera. A los no fumadores tampoco nos gusta respirar ese humo que expulsais los fumadores.

Esta es mi conclusión y espero que los que estén en contra la respeten.

Saludos amigos.

Anuncios

3 Responses to Ley antitabaco 2011 o ley 42/2010

  1. José Gaspar says:

    (Siento haberme extendido tanto, pero cuando tengas tiempo me gustaría que sigas comentándo lo siguiente:)

    Como sabes Andres, no soy fumador y no me gusta respirar el humo de otros. Importante matiz para contraargumentar con mayor legitimidad lo que expones. En mi familia, por ejemplo, hay gente a favor de la ley y gente en contra. Debatiendo, al final se llegó a lo fácil de decir: “es que eres tonto, si ahora puedes venir de los bares sin oler a tabaco”. Pero los derechos de unos no se pueden justificar así. Veo que no lo has terminado haciendo, así que paso a comentar.

    Dices que “la anterior ley apenas obtuvo eficacia”. ¿Por qué no fue eficaz? ¿Acaso su objetivo era que no se fumase en los bares? Porque si el objetivo del Estado es velar por nuestra salud, lo lógico sería que se prohibiese el tabaco, ¿no?

    Vemos que su objetivo no es velar por la salud de todos los ciudadanos. Y, en cualquier caso, ¿hasta qué punto un derecho puede chocar contra otro? Precísamente esa es la “máxima liberal”: el derecho de uno termina donde empieza el de otro. Es fundamental aplicarlo, pero en todos los sentidos.

    Lo que ha sucedido es que, en aras de tratar de defender la salud de “una parte” de la población, se utilizan imposiciones que afectan a la libertad individual y de propiedad de otros ciudadanos (propietario del bar).

    Yo no creo que esto sea una ley justa, cuando para defender unos derechos, obstaculiza otros. El “dueño” del bar (si se le puede llamar dueño ahora), ya no tiene la facultad para dirigir libremente su empresa. Choca con unos cánones establecidos. Simplemente por permitir consumir una sustancia legal en su local. Si efectivamente causa tantas enfermedades el tabaco, ¿por qué no se prohíbe su venta? Nos está costando mucho dinero en sanidad, para atender a estas personas enfermas. Y lo pagamos entre todos.

  2. José Gaspar says:

    Por cierto, habemos muchísimos no fumadores que no apoyamos para nada esta ley (es imposible que haya un 99% de no fumadores que la apoye). Yo diría, según lo que escucho, que en total serían un 60% a favor y un 40% en contra. Aunque no tengo pruebas ni estudios tampoco. No son sólo fumadores los que la critican. Pienso que a mí también puede perjudicarme el hecho de que, la intervención en el negocio hostelero pueda ocasionar el cierre de determinados bares y ya no pueda ir a ellos. Por ejemplo.

    Dices: “me parece fenomenal que fumen en su casa, en la calle y demás sitios”. Ahí estamos totalmente de acuerdo. Y continúas “pero en lugares cerrados y que son PÚBLICOS creo que es correcto que se respete ese derecho a no sufrir las consecuencias de ese humo”. Esta es la cuestión que en el fondo nos hace no estar de acuerdo a la gente. Que muchos consideráis PÚBLICO un negocio que es PRIVADO y presta un servicio al público (a la gente). Lógicamente se dice que presta un “servicio al público” porque si no hay gente, ¿cuál es el negocio? Pero la titularidad del negocio es PRIVADA. Esto no me cansaré de repetirlo, y es que es muy fácil caer en esa argucia por la cual: todos los sitios donde va la gente son públicos. Por ejemplo, si un bar fuese “público” sería muy difícil que quebrase. Porque cuando económicamente fuese inviable, el Estado nos pediría dinero (impuestos) a todos para dárselos a ese bar.

    ¿Por qué era necesario cambiar la ley anterior? Habían bares con zonas habilitadas para fumadores y zonas para no fumadores. El derecho de unos no atentaba contra el derecho de otros. También, habían bares que decidieron permitir fumar en todo el local. Pero siempre podías ir a otro establecimiento, como yo haría. La elección era libre.

    En los lugares públicos (colegios, institutos, hospitales, bibliotecas,…) estoy completamente de acuerdo con su prohibición. Son lugares de titularidad pública. Pero en los lugares privados no puede existir tal imposición. Entra dentro de la manera de enfocar y dirigir un negocio privado, pues además el tabaco no es ilegal. Mientras no afecte a terceros (no te pongan una pistola para obligarte a entrar), entra dentro del derecho del dueño a hacer lo que quiera en su casa. Por cierto, el propietario de un bar sigue teniendo “derecho de admisión” para decidir si alguien no quiere que entre (siempre que no discrimine). ¿Hay que obligarle a que entren personas de las que pueda desconfiar por cualquier razón? Por este camino de intervenir, podemos terminar llegando.

  3. José Gaspar says:

    Es por donde vamos, llegamos a cuestiones tan estúpidas como la siguiente. Con esta ley una limpiadora del hogar contratada para limpiarte la casa, te obliga a que dejes de fumar mientras ella esté trabajando. ¿Hasta dónde puedes dejar de tener derecho a consumir sustancias legales en tu casa? Otra cosa distinta es que te eche el humo a la cara intencionadamente. De la misma forma en que puedes echar de tu casa a alguien que fume sin tu voluntad, deberías poder rescindir (sin indemnización) el contrato de alguien que coharta tus derechos en tu hogar.

    Por otro lado, también he leído que en la comunidad vasca han prohibido fumar en el coche con menores. Siempre que el coche esté en marcha lo entiendo, por el peligro que puede conllevar para otros conductores el que un fumador lleve cosas en la mano mientras conduce. O porque obligue a un menor a fumar indirectamente. No sé si también lo prohibirán cuando vayas sólo y estés estacionado. Ahí no le encuentro sentido.

    Destacar también el tema ese de que al ir con amigos pudiera resultar que -indirectamente- te obligasen a entrar a un bar de fumadores. Muy interesante. Sin embargo, si queremos queremos que nuestros amigos no fumen cuando vamos con ellos a un bar, ¿por qué aceptamos que fumen cuando hacemos reuniones de amigos, familiares,… en una casa?

    Respecto a los trabajadores de la hostelería que se veían obligados a aceptar el trabajo para no irse al paro. Decir que esto provoca también paro, pues si hay una parte del negocio que consiste en servir productos a personas fumadoras, muchos bares tendrán ahora que cerrar o ganar menos. Por tanto, despedir a toda la plantilla de trabajadores o a una parte.

    Otro tema para mí importante es: ¿por qué no se indemniza a todos aquellos que realizaron obras de separación y ventilación con la “muy reciente” anterior ley? Son inversiones que no han durado ni 5 años para amortizarlas, y que ahora no sirven más que para adornar.

    Por último, continuando con el símil que expones al final. Yo tampoco quiero que la figura del Estado agarre unos negocios privados y los tire por la borda. Para luego generar más desempleados y tener que pagarles un subsidio con los impuestos de todos.

    Como decía un famoso político actual sobre otro tema: “es discutido y discutible”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: