UPyD, por qué lo defiendo y por qué lo atacan

Bueno, esta entrada es claramente partidista. Lo que seguramente pueda resultar polémica como todo lo relacionado con la política. Pero yo tengo mis ideas y tengo derecho a expresarlas, así como cualquier otra persona.
Vienes 10 de junio de 2011. Falta un solo día para que se reunan los futuros componentes de las asambleas autonómicas en las que se votó el día 22 de mayo así como los concejales electos de los ayuntamientos y todos ellos formen los gobiernos de sus respectivos lugares.
PSOE ha sido el partido más perjudicado claramente por un voto al que claramente podemos considerar como castigo al gobierno central, algo un tanto incoherente al no tratarse de elecciones generales, pero bueno, así es España junta las churras con las merinas y todos tan felices, en demostración de la poca idea política que hay en el país. Obviamente yo no soy un experto en el tema, ni mucho menos. Pero al menos intento conocer el mundo de la política y razonar sobre lo que ocurre.
Tras muchos de bipartidismos PPSOE en 2008 surgió un partido llamado UPyD que se presentó por primera vez a unas elecciones en las generales de 2009 consiguiendo un único escaño, Rosa Díez, con una cantidad de votos ligeramente superior a PNV, unos 300 votos por encima, y curiosamente PNV obtuvo 6 escaños y no 1 como UPyD. ¿Cómo es posible? Por la circunscrión provincial y la concentración del voto nacionalista en las 3 provincias vascas.
UPyD más allá de llevar ya mucho tiempo reivindicando cambios políticos en muchos aspectos: cambio de régimen electoral, pasar las pensiones de los políticos a la misma seguridad social que los ciudadanos, eliminar administraciones que suponen una duplicidad de competencias y gastos y unificar aquellos ayuntamientos de pueblos pequeños para aumentar su eficiencia, etc. 
Además defienden unos valores, unos valores que no se quedan en meras palabras o promesas electorales como hacen algunos, vease PP-PSOE por no mencionar más, sino que son palabras que vienen siendo dichas desde mucho antes de las campañas electorales y todavía después. Y no son solo palabras, también son hechos ya, y estoy convencido de que seguirán siendo más hechos conforme vaya pasando el tiempo y adquieran mayores competencias.
Esos valores son, entre otros: la no presencia de imputados por delitos contra la administración (ya se ha expulsado a algún candidato de las listas de UPyD por este motivo), transparencia de acción (UPyD cuelga en internet sus balances financieros y pretende lograrlo en las administraciones que pueda hacerlo), reducción de los gastos inútiles o de escasa necesidad de la administración (algunos candidatos ya elegidos han renunciado ya a sus sueldos o han solicitado una rebaja general, o han renunciado a sus coches oficiales), etc.
Esto son palabras que ya han empezado a ser hechos, todavía está muy verde la fruta para obtener una valoración positiva más acorde a la realidad, pero todavía mas para hacer lo contrario, valoraciones positivas. Pero PP, PSOE e IU ya lo están haciendo. Están atacando a un partido que está ganando adeptos a un ritmo inimaginable para ser un partido que hasta hace apenas 20 días solo tenía 3 personas en las administraciones 1 en el Congreso, 1 en el parlamento vasco y 1 en el parlamento europeo. Es el miedo ante esa velocidad alarmante a la que avanza UPyD, un partido que hace 4 años no tenía nada en ninguna administración. Tienen miedo de que ese partido, que no solo promete sino que también cumple, adquiera el poder suficiente como para poder condicionar muchos pactos y también acabar con este mundo de demagogia pura en el que viviamos donde los políticos se dedicaban a luchar por su propio interés y no por el de los ciudadanos.
PP, PSOE e IU quieren evitar a toda costa que UPyD entre en el poder y cumpla sus promesas, tienen miedo a esas promesas que tienen toda la intención de cumplir, promesas que no les interesan, como eliminar la circunscripción provincial que tanto favorece a PP, PSOE y nacionalistas, reducir los sueldos de los políticos (pobrecitos, si no tienen para pagar la hipoteca a 50 años de sus pisos de 50m2), cambiar sus sistemas de pensiones que son, además de elevadas, compatibles con el ejercicio de un empleo o profesión retribuida (que me diga a mí cualquier trabajador si tiene derecho a cobrar pensión del Estado mientras tiene un trabajo retribuido), quieren hacer público todo lo que hace la administración (no por destapar corrupciones de los demás como sí va a hacer PP en estas fechas, sino de forma permanente, transparencia ya comentada), y varias cosas más que no interesan en absoluto a los grupos políticos ya asentados.
Por lo que PP, PSOE e IU se han dedicado a descalificar a UPyD fuera como fuese, llamándolos demagogos por negarse a los coches oficiales, llamándolos fachas, llamándolos izquierdistas, ya no saben ni qué inventarse para descalificar a UPyD, sobre todo cuando entre ellos se contradicen al decir uno que son de izquierdas y otros que son de derechas o al llamarlos demagogos cuando los líderes en demagogia son ellos mismos, por no hablar de la corrupción.
UPyD se presenta más como partido de centro que quiere cumplir sus promesas y mejorar el sistema político que otra cosa. En su programa podemos ver tanto ideas de derechas como de izquierdas, pero combinadas de tal manera que se pretende crear un sistema político transparente, libre de corrupción y justo para los votantes.
Yo no soy de voto fijo, defiendo con mucha fuerza a UPyD, sobre todo tras conocer esas acusaciones de los 3 partidos ya mencionados que unicamente tienen maldad y no constructividad, no pretenden ser fieles a la realidad y a lo que conviene al ciudadano, únicamente se miran el ombligo intentando evitar que un posible monstruo para ellos aterrice en su territorio y les cambie su sistema tan bueno para ellos y tan malo para el pueblo. Pero mi voto irá a UPyD mientras sigan con su política que se adecúa en gran medida a mi ideología. Es el que más seguridad y confianza me transmite ahora mismo. Si algún día traicionan los que son sus propios principios, entre los que debería añadir la lucha por el bien común de la ciudadanía, tendré que revisar mi voto y buscar un partido que me guste más. Pero dudo que otros partidos sigan una política tan radical y comprometida, sobre todo comprometida, como UPyD por lo que de momento mi voto iría o para UPyD o, si me fallasen, a nadie en concreto.
Seguid siendo compremetidos a vuestras promesas y os seguiré votando, porque sé que si todo va como debe ir, conseguireis mejorar la política y la sociedad española. No quiero dejar de votar a UPyD porque eso significaría que algo ha fallado o fracasado, no quiero eso. VIVA UPYD.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: