¿Existe una hiperpoblación mundial?

Buenas señores y señoras, en esta entrada quisiera hacerles una pregunta, una pregunta retórica, claro está, porque seré yo quien la responda según mi opinión. ¿Existe una hiperpoblación mundial? 


La pregunta puede resultar un poco fuera de lugar. Con lo grande que es el planeta Tierra ¿a qué viene esta pregunta? Cierto es que el planeta Tierra es relativamente grande, o realmente minúsculo en función de con qué lo comparemos. Para albergar los seres vivos que alberga es más que suficiente su tamaño, enorme, a decir verdad. Pero yo no hablo de la relación entre espacio y cantidad de personas, es decir, la densidad, la cuál puede resultar un poco preocupante en algunas ciudades del mundo. Es obvio que, incluso siendo más de siete mil millones de personas las que habitamos nuestro planeta, nos sobra espacio físico. A pesar de que los mares, océanos y desiertos (helados y cálidos) ocupan más de la mitad del planeta.

A lo que yo me refiero es a la relación entre cantidad de personas y recursos naturales. Las tecnologías existentes en la actualidad nos permiten explotar los recursos naturales de manera rápida y eficiente y somos capaces de generar o extraer materias primas y alimentos para sobrevivir y que nos sobren esas materias primas y alimentos, aunque no estén bien repartido como es el caso del Tercer Mundo que no recibe casi nada de estas explotaciones por razones claramente económicas, si no pueden pagarlas las empresas no les venden.

No me cabe duda de que el hombre es capaz de cultivar frutas, verduras, hortalizas y de criar ganado o bancos de peces suficientes para cubrir sus propias necesidades y las de los habitantes de distintos lugares del planeta. También de aprovechar cultivos y restos de animales (como las pieles) para distinto fin del alimenticio y también de manera que pueda cubrir las necesidades humanas.

Mas no con todo es así, existen materias primas que el hombre no es capaz de crear, por lo menos a una velocidad que fuera suficiente como para satisfacer las necesidades mundiales, uno de los ejemplos más claros es el petroleo, aunque no es el único, el carbón y la madera de los árboles también son materias primas que requieren un tiempo para desarrollarse o producirse y ese ritmo es demasiado lento para poder mantener durante un largo o larguísimo periodo de tiempo las necesidades humanas. Obviamente un árbol no tarda tanto en crecer como lo que pueda tardar en producirse un litro de petroleo, sin embargo sigue siendo excesivamente lento en muchas de las especies de árboles existentes, por ejemplo un Roble puede estar creciendo décadas y décadas, y talarlo y convertirlo en un mueble o un instrumento de madera no lleva nada más que unos pocos meses o, incluso, unas pocas semanas.

Esto conlleva unas consecuencias negativas en el ecosistema, obviamente si la tala de árboles, o la extracción de carbón o de petróleo es moderada, como mínimo durará más tiempo el recurso natural, y en el caso de los árboles puede resultar hasta insignificante si anualmente nacen nuevos árboles y plantas que en número superan los talados. Y en cuanto a la contaminación produce un efecto doble, el tratamiento o el uso de estas materias primas, en la mayoría de sus veces produce contaminación, y más concretamente en el caso de los árboles es todavía más preocupante ya que los árboles purifican el aire, transforman el CO2 (dióxido de carbono) en O2 que es el oxígeno que respiramos los humanos y animales para vivir. Si le añadimos un uso descontrolado del petróleo y del carbón, entre otros, la contaminación todavía crece más rápido y así ha ocurrido durante los últimos 2-3 siglos.

Además, los árboles no solo purifican el aire, los árboles son muy importantes en un ecosistema. El amazonas sigue estando tan verde gracias a que los propios árboles contribuyen a que sea una zona muy húmeda, es como un círculo vicioso, los árboles generan humedad, las altas temperaturas favorecen la vaporación y las lluvias, y así los árboles se alimentan y vuelven a generar humedad que contribuye con la humedad existente por vaporación de agua de los océanos y de los propios rios y lagos. En cambio en desiertos como el Sahara el circulo vicioso es al contrario, en parte también por la gran extensión seca de donde al no poder evaporarse apenas agua tampoco hay grandes posibilidades de lluvia y por lo tanto tampoco vegetación y de nuevo el efecto de no haber vegetación vuelve a favorecer la desertización.

Y volviendo al quid de la cuestión, ¿existe una hiperpoblación mundial? Remitiéndome a lo que ya he dicho, si la explotación de estos recursos es moderada la regeneración de estos recursos, o su permanencia en el tiempo es mayor, además de existir unos efectos nocivos para el planeta menores. También hay que tener en cuenta que hasta con la simple respiración producimos CO2 (dióxido de carbono) quemando O2 (oxígeno).

Por lo tanto considero que la cifra de 7 mil millones de habitantes en este planeta es más que excesiva. No quiero decir con ello que debamos matar a gente para evitar la hiperpoblación o superpoblación, ni mucho menos. Pero sí pueden tomarse medidas como el control de la natalidad. A los efectos económicos y sociales no interesa que produzca una reducción de la población joven, y mucho menos con el aumento de la esperanza de vida que se ha llevado, principalmente, en el siglo XX. Por lo tanto es un dilema. Como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Económicamente una reducción de la población joven es lo menos conveniente, al menos para el estado del bienestar que puede ser profundamente criticado, para el pago de las pensiones de jubilación, más que nada. Que facilmente se arregla el asunto ahorrando durante toda la vida para de anciano no estar necesitado de dinero, no olvidemos que el estado del bienestar, donde existe la seguridad social, no está en todos los países, sino en unos pocos, entre ellos España.

El control de la natalidad a efectos de conservación del medioambiente sí que sería positivo, el problema es que en el orden de prioridades del ser humano lo primero es el interés económico, tan arraigado está que incluso las costumbres y las religiones pueden llegar a obligar a la procreación considerando los métodos anticonceptivos como algo que no debe ser usado, ya sea porque se considera “vivir en pecado” o cualquier otro motivo que las religiones siempre han utilizado para ocultar intereses distintos, en este caso económico, ya que en las sociedades agrarias los hijos siempre se han visto como mano de obra.

En China se crearon leyes para el control de la natalidad mediante las cuales tan solo permitían tener una hija de sexo femenino, ya que las mujeres son las que se quedan embarazadas. De esa manera se intentó controlar la natalidad, si una familia tenía una segunda hija, esta segunda hija debía ser sacrificada, lo cual parece una atrocidad, en España debatiendo sobre el aborto y en China matando a niñas ya nacidas bajo el apoyo de la ley.

Y si nos vamos al mundo animal, por ejemplo los gatos (sin pretender comparar personas con gatos), no es nada extraño que en aquellos lugares en los que se tienen varios gatos de distinto sexo, al criar, se les mate a algunas de las crías, no a todas, y normalmente se prefiera matar a las hembras porque son las que se quedan embarazadas, con el agravante de que las gatas no dan a luz a 1 gato, las gatas normalmente dan a luz a 5 o 6 gatos, lo que hace que el crecimiento sea realmente rápido, además de que al ser animales no razonen si desean o no tener cachorros, simplemente obedecen instintos. Pero los seres humanos actuamos matando a algunas de sus crías o cachorros para controlar la población de gatos, y de otros animales. Por lo que procuramos evitar el exceso de población animal.

Repito, no quiero comparar humanos con animales. Tan solo es una comparación sustancial, ya que los motivos que me llevan a ello son totalmente distintos. Lo único en común es que se pretende evitar una superpoblación para que así no se descontrole.

Los humanos también producimos efectos negativos al intervenir en grandes comunidades, sobre todo las más desarrolladas. Y algo está claro, no puede seguir creciendo eternamente la cantidad de población mundial. El espacio y los recursos son limitados, y si sigue creciendo de tal manera la población mundial llegará un momento en que algo muy malo ocurra, ya sean hambrunas, guerras, o no sé, pero no puede ser bueno.

Os dejo esto como opinión valorativa.

Saludos

Anuncios

One Response to ¿Existe una hiperpoblación mundial?

  1. José Gaspar says:

    Te contesto con este artículo: http://www.juandemariana.org/comentario/992/maltusianos/

    “El principal fallo de todas estas obras radica en el hecho de tratar de predecir el efecto del hombre sobre la Tierra y los llamados recursos naturales, sin tener en cuenta precisamente lo que lo hace humano, es decir, su capacidad de inventiva, adaptación y superación. La historia de la humanidad no deja de ser sino un testimonio de cómo los individuos han ido venciendo obstáculos aparentemente insalvables.”

    Innovación, Desarrollo, Productividad,… Las condiciones de cada momento cambian y se introducen nuevos factores que cambian unos pronósticos hechos estaticamente, en función únicamente de las variables actuales y sin tener en cuenta LA ACCIÓN HUMANA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: