Los clásicos ya son todo un circo

Los partidos entre Real Madrid y FC Barcelona se están convirtiendo en un escenario de circo o de espectáculos. Unos juegan muy duro y otros se dedican a la interpretación para engañar a los señores encargados de procurar que los partidos de futbol sean lo más limpios posible.

Real Madrid reacciona ante la velocidad del Barça con juego duro, a veces ese juego duro es limpio (sí, existe eso) y otras veces es innecesario o se convierte en una entrada muy agresiva porque el jugador del Barça llega a desviar el balón antes de que llegue el jugador del Madrid y, por lo tanto, el golpe, en vez de llevarselo el balón, se lo lleva el jugador, algo que no exime para nada al jugador de la responsabilidad por la entrada realizada.

Otras veces no hace falta que exista ningún tipo de juego duro, son los propios jugadores los que simulan haber recibido un golpe en la cara o en la espinilla llevándose las manos a la supuesta zona dolida y pudiendo comprobar en las repeticiones de la televisión que no existe contacto.

Para mí la mejor actuación de la historia es la de la ida de la semifinal de la Champions entre Madrid y Barça en la que Pepe fue expulsado por una entrada que engañó hasta a muchos de los aficionados merengues, yo mismo creí por un momento que existió contacto, pero lo más fuerte que recibió Dani Alves fue un golpe contra el balón que bloqueó Pepe y luego un leve roce en la espinilla que no tuvo más que exagerar Alves para salir en camilla y volver al campo con una sonrisa en apenas 1 minuto. Algunos creerán que Alves salió volando porque Pepe le golpeó cuando en realidad salió volando por el toque con el balón y sus pocas intenciones de aguantar el tipo, sino más bien de exagerar la entrada.

Aunque también sucede a la inversa tanto en cuanto a la dureza de las entradas como de fingir entradas inexistentes, la tónica más común ha sido la de que el Madrid juega duro y el Barça hace teatro.

Sin embargo los aficionados culés quieren presumir de equipo que “juega limpio” y que es “víctima” de la agresividad del Madrid cuando esos jugadores también juegan sucio, aunque no sea de la misma manera.

En fin, no sé cómo acabará esto, pero parece que a partir de ahora el contacto en el fútbol deba ser erradicado y lo que vaya a triunfar sea el teatro. Quien sabe jugar a fútbol en posiciones defensivas sabe que si no lleva decisión en sus luchas por el balón y si no es capaz de ser duro en determinadas ocasiones jamás será un gran defensor ya que jamás conseguirá cortar muchas jugadas de ataque del rival. Pero si ahora se pretende erradicar el contacto y, además, el arbitro no sabe diferenciar el teatro de un jugador del daño real los jugadores tendrán miedo a tocar al rival no vaya a ser que sean expulsados.

En fin, que los aficionados y los medios son muy parciales, todos, y saben apreciar el espíritu del fútbol, al menos un gran número de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: