Que un equipo de fútbol pague una clausula de rescisión, ¿es robar?

En el fútbol moderno es habitual escuchar que tal jugador tiene una cláusula de rescisión de X millones. ¿Qué es exactamente una cláusula de rescisión? Pues verán, una cláusula de rescisión, como su propio nombre indica es una cláusula de un contrato que empieza a hacer efectos al rescindir el contrato. Esta cláusula se suele establecer para evitar que un jugador de fútbol se marche del equipo en el que tiene contrato. Pero básicamente se resumen en: “si tú rompes el contrato con nosotros tienes que pagarnos lo establecido en la cláusula”, por lo tanto, al pagar ese dinero se está liberando de cumplir el resto del contrato y puede marcharse al equipo que desee.
Normalmente es el equipo que ficha el que la paga ya que estas cláusulas suelen superar con creces el sueldo de varios años del jugador, por lo que es realmente complicado que un jugador pague su propia cláusula, y casi imposible que decida hacerlo sin tener una oferta de otro equipo.
Sin embargo, no gusta a los clubes ni a las aficiones que un equipo quiera llevarse a uno de sus jugadores de esta manera. Tan solo ven con buenos ojos la negociación directa con el equipo para así no tener que pagar esa cláusula de rescisión. Tanto es así que algunos equipos se han ganado una fama de “robar” jugadores que puede estar o no justificada, según los ojos de quién lo mire y según de qué fichajes se hable.
Uno que resultó muy polémico fue el fichaje de Figo por el Real Madrid, directamente del FC Barcelona, máximo rival con el que se presenta una probabilidad de 0,0001% de poder establecer negociaciones mutuamente.
Pero, ¿por qué llaman ladrón al que se lleva a un jugador pagando lo que pone en su contrato que hay que pagar? Y más todavía, ¿por qué se llaman ladrón a un club cuando es el jugador el que ha querido irse? ¿Qué culpa tendrá el club que se lleva el jugador de que el jugador prefiera jugar en su club, ya sea por tener mejor sueldo o por gustarle más el equipo? Porque una cláusula de rescisión tan solo puede decidir ejecutarla el propio jugador, nadie más, ni el club que “compra” ni el club al que “pertenece” (este último solo podría hacerlo si se estableciese así en el contrato y fuese decisión del club de prescindir del jugador). Asi que al pagar la cláusula de rescisión se está haciendo con consentimiento del jugador, es decir, el jugador se va porque quiere.
He de recordar que vivimos en democracia y no en esclavitud, los jugadores no pueden ser forzados a firmar ningún contrato si no quieren firmarlo, ni tampoco nadie puede obligarle a marcharse de un equipo porque un tercero haya decidido pagar su cláusula de rescisión, esa cláusula es intocable salvo por voluntad del jugador, si no fuese así no estaríamos hablando de personas, estaríamos hablando de objetos o de esclavos.
Por lo que no entiendo que una afición y un club (siempre influenciado por la afición), la tomen con otros clubes porque han negociado con un jugador suyo, así sucede con el Valencia hacia el Madrid, por ejemplo, todo empezó con un tal Pedja Mijatovic que se marchó al Real Madrid a cambio del pago de la cláusula de rescisión.
La afición del Valencia que es realmente incomprensible, esa afición que no es capaz de valorar el trabajo de sus entrenadores, y sus méritos, siempre están culpando al entrenador, por lo visto de no ser primeros en liga e ir ganando Champions League, y no valoran ni el mérito de la última temporada, quedando en tercera posición (mejor que en la temporada anterior) y habiendo perdido a las que se suponían sus 2 mejores estrellas. Una afición que es mucho más ambiciosa de lo que puede ser con un club que no tiene ni la mitad de presupuesto que los 2 clubes más grandes de España, una afición que no tiene en cuenta que el Valencia CF está más que endeudado, que tiene su nuevo estadio a mitad de construir con la obra paralizada porque no pueden pagarla, y pretenden que su equipo haga milagros, que gane ligas frente a Real Madrid y Barça que tienen mucho mejor plantilla y mucho más presupuesto y que lleguen muy lejos en Champions League que se supone que es la mejor competición de clubes del mundo. Si no saben valorar los méritos dentro de su propio equipo van a saber valorar una acción de un tercero…
El primero con el que deberían enfadarse esas aficiones es con el jugador, por ser tan mercenario, ir buscando el dinero, porque como ya he dicho, solo el jugador puede decidir hacer valer la cláusula de rescisión. Si el jugador no quiere marcharse no se marchará.
Y si los equipos no quieren que se fiche a un jugador de esta manera que multipliquen por diez o por veinte el supuesto valor de mercado del jugador y así seguramente lo retendrán con toda seguridad, y si el jugador se niega a firmar contrato con una cláusula tan alta será porque tiene pensado abandonar el equipo, sí o sí.
Al Real Madrid se le ha acusado mucho de “robar” jugadores y por Barcelona también ha realizado gestiones un tanto extrañas como con Villa y Fábregas (jugador que el Arsenal ha aguantado 2 temporadas tras sendos intentos de fichar del Barcelona, Arsene Wenger no quería que marchase) y Fábregas se ha ido al equipo de su vida no sin antes tener que convencer al Arsenal de que negociase, equipo que para nada quería desprenderse de su jugador pero que no podía retener eternamente al jugador, más que nada porque nadie podría obligarle a renovar contrato antes de finalizarlo. O Villa, jugador que fue malvendido por el Valencia, habiendo negociado el Barça con el jugador a espaldas del club y luego ofreciendo una cantidad un poco ridícula si tenemos en cuenta la calidad que se suponía que tenía el jugador y el precio de otros fichajes de otros jugadores, malvendiendo el Valencia por necesidad de recaudar dinero para pagar deudas y para evitar que el Madrid pudiese llevárselo.
De ahí que se inventasen las cláusulas antimadrid, cláusulas pensadas para evitar que un jugador acabe jugando en el Real Madrid, y, sin embargo, no conozco casos similares hacia equipos distintos del Real Madrid, anulando así por completo la voluntad del jugador que si quisiera jugar en el Real Madrid tendría que hacer unos negocios muy complicados.
Y todo esto para así no enfadar a unas aficiones rabiosas que odian al Real Madrid y no quieren que sus equipos negocien con él o le pongan cláusulas de rescisión accesibles al Real Madrid, llegando al extremo de crear 2 tipos de cláusulas de rescisión, la normal y la especial para el Real Madrid.
Tan solo conozco dos clases de odio, el odio por envidia y el odio por haber sufrido daños o perjuicios por parte de la persona odiada. En estos casos fácilmente podría hablarse de una mezcla de ambos. Y los daños que han sufrido estos equipos han sido totalmente legales, pero no quieren valorar que en los casos de “robos” de jugadores es el jugador el que voluntariamente se marcha, y si en competiciones no están a la altura no es problema del Real Madrid que haya equipos que no estén a su altura. No incluímos al Barça porque eso es rivalidad mutua, una rivalidad creada por la batalla de “a ver cuál de los dos es mejor” que se lleva dando muchas décadas ya.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: