¿Por qué la mujer maltratada no denuncia?

En las últimas semanas se ha vuelto a poner muy en boga el asunto de la mujer maltratada, y no solo porque el día 8 de marzo sea el día de la Mujer, sino por el error que el diputado de UPyD, Toni Cantó, cometió al twittear varios datos sobre denuncias falsas de maltrato de género no contrastados, error por el que ya pidió perdón en varias ocasiones, primero en twitter, luego en el programa de Antena 3 “Espejo Público” y posteriormente en el mismo Congreso en la comisión de Igualdad, donde representa a su grupo parlamentario.

Quizás sus fuentes no eran muy fiables o ciertas, pero creo que muy poca gente es tan estúpida de creerse que realmente hubo solo un 0,01% de denuncias falsas entre las miles de denuncias que no condujeron a una condena. Cierto es que el maltrato doméstico es algo difícil de probar puesto que la propia palabra “doméstico” lo dice, se da en el hogar y, normalmente, no suele haber más testigos que la mujer y, si acaso, los hijos. Pero eso no significa que todas las denuncias que no llevan a una condena al hombre sea por este motivo, más de una sentencia acaba demostrándose que no hubo ninguna violencia y, sin embargo, no se actúa para condenar a la mujer por denunciar en base a unos hechos inexistentes. Y esto es algo que no hace más que ensuciar la imagen de algunas mujeres dañando a las que realmente sufren maltrato y que no denuncian, principalmente, por dos motivos: el primero por miedo a represalias de su pareja, y el segundo porque todavía aman a esa persona y se engañan a sí mismas creyendo que pueden cambiar al hombre, o que el hombre es sincero cuando, una vez ya se le ha pasado el enfado muestra signos de arrepentimiento, que quizás sean sinceros y el motivo de su violencia sea que no es capaz de controlar sus propios actos, pero en otros muchos casos son simples engaños a la mujer para que no les abandone.

Año tras año vemos como muere una media de unas 50-60 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas masculinas. En realidad no es una cifra muy alta, ya en 2004 el diario El País publicó unos datos estadísticos que colocaban a España como uno de los países con tasa de mujeres muertas víctimas de la violencia doméstica más baja de Europa. Por lo que da la sensación de que se quiere erradicar por completo algo que es imposible de erradicar. Pretender tener una media de mujeres muertas al año por este motivo de 0 es como querer que el más pobre del mundo viva como puede vivir Bill Gates, Cristiano Ronaldo o Carlos Slim, vamos, una utopía.

Pues, bien, tomando los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, de las 49 mujeres que fallecieron por esta causa en 2012, solo 9 habían denunciado anteriormente malos tratos, el 18,37% de las fallecidas. Y si comprobamos los datos de años anteriores no son mucho más esperanzadores, 2010 fue el año (entre los últimos) con mayor tasa de fallecidas que previamente denunciaron con un 30%. Y el 70% restante ¿por qué no denunció?

No será porque no se haya hecho campañas suficientes en televisión, marquesinas de autobuses, etc. suficientes para que sepan que existen medios para protegerlas. Creo que casi ninguna de las fallecidas desconociera que podía denunciar y que existen mecanismos legales para protegerlas.

Sin embargo, más de la mitad de las fallecidas no denuncian, y me imagino que de las que todavía siguen vivas y siguen sufriendo el maltrato del marido o del novio, o las amenazas de los ex, ni la mitad habrá denunciado.

De todas formas, si la tasa de mujeres fallecidas que previamente denunciaron fuese alta, sería para mirarse el asunto de la eficacia de las medidas de protección, porque si el año pasado murieron 9 mujeres que habían denunciado, algo sucede que no están suficientemente protegidas.

Como los datos no están del todo relacionados no podemos saber si los 9 hombres que les mataron, posteriormente se suicidaron o, al menos, lo intentaron. Ya que el que mata a la mujer y se suicida no teme a una Ley, va a morir, ¿qué miedo tienes de una Ley cuando sabes que vas a morir? También hay que tener en cuenta que, aproximadamente, el 40% de los hombres que matan a sus parejas o ex parejas intenta suicidarse posteriormente, y la mitad lo consiguen. Es muy dificil proteger a una mujer cuando el agresor no tiene miedo a nada ya que sabe que tras matar a la mujer, él morirá.

Pero, ¿por qué no denuncian? Las causas principales ya las he expuesto antes: unas por amor a la pareja y autoengaño creyendo las mentiras de los hombres que aseguran que no les volverán a hacer daño y otras por puro miedo al hombre, porque no confían lo suficiente en las instituciones que se encargan de protegerlas, piensan que no podrán evitar que el hombre pueda agredirles si de verdad quiere, además, presentar una denuncia, con toda seguridad, levantará la ira del hombre hacia ella. En ocasiones no denuncian porque se unen ambos motivos.

¿Tiene sentido, pues, intentar curar más que prevenir? Yo creo que no, además de que a las mujeres más retorcidas que no sienten empatía ni por su pareja ni por las verdaderas víctimas de la violencia doméstica se les está brindando una herramienta perfecta para conseguir más fácilmente beneficios en el divorcio o simplemente la oportunidad de hundir moral y socialmente al marido. Y creanme, igual que hay maridos maltratadores, hay mujeres maltratadoras, aunque sus armas sean distintas.

Conseguir hacer que todas estas mujeres que no denuncian den el paso es un objetivo muy complicado de lograr. Los motivos los he explicado ya. Lo que hay que hacer es erradicar el maltrato, dentro de lo posible, mediante la prevención que se puede lograr a través de una correcta educación de las personas, educación que comienza desde su juventud, desde su niñez.

Pero, lamentablemente, hay que ser conscientes de que reducir a 0 el número de casos de maltrato es tarea imposible. Y muy complicada, especialmente para sectores sociales de conflicto debido a la pobreza o su marginalidad. Sectores sociales que quizás se vean aumentados por las pésimas condiciones económicas que estamos viviendo actualmente, lo que complica todavía más el objetivo de acabar con la violencia doméstica.

No sé qué nos depara el futuro, pero me parece que lo veo muy negro, y no estoy hablando de asuntos económicos, sino de violencia de género y todas las consecuencias relacionadas con ella, también las derivadas de la tan discutida Ley Integral contra la Violencia de Género.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: