El Barça y los árbitros

En Barcelona no se habla de árbitros hasta que se habla. Es decir, hasta que las rachas de victorias ya no satisfacen a entrenador y jugadores. En las tres últimas temporadas el Barça jugaba tan bien y tan desahogado que no necesitaba quejarse de los árbitros ya que rara vez no ganaban. Todavía siguen jugando bastante bien, pero los resultados de estas últimas fechas no acompañan y la naturaleza humana, ¡SÍ, SON HUMANOS!, sale a la superficie y cometen las mismas imprudencias que cualquier otra persona en una situación que emocionalmente le supera como es la de sentirse impotente, atracado por los árbitros y ver cómo se le concede al máximo rival la posibilidad de colocarse 10 puntos por delante en liga.

Y quiero criticar no el que expresen sus sentimientos, ya que así demuestran que son como todos, porque yo también actuo de forma parecida en situaciones parecidas. Sino que, quiero criticar aquella falsa imagen que se daba del Barça como un equipo ejemplar, un modelo a seguir, cuando en realidad son igual de buenas personas que los demás. Es muy fácil no quejarse de algunas pequeñas injusticias que uno sufre cuando los buenos resultados compensan por completo esas injusticias. Pero cuando la situación empeora es mucho más difícil controlar nuestro propios actos y hacemos lo que tanto Xavi como Pep hicieron en el Reyno de Navarra, sacar nuestro lado de enfado, de cabreo y de pedir lo que, a nuestro juicio, es justo, que tampoco quiere decir que se tenga razón.

Ilustro con este video que espero que no retiren de Youtube, al menos en mucho tiempo, ya que pueden pedir, quizás, derechos de autor desde las empresas que poseen el derecho a explotar esas imágenes. En este video tan solo aparece la acción de Guardiola, no se ve cómo Xavi recorre toda la banda hasta el árbitro que señaló el fuera de juego, llevando el chaquetón ya que hacía frío y estaba en el banquillo, lugar del que no tiene que salir salvo que sea para calentar o irse al vestuario. Además, también hizo el gesto de llevarse la mano a la cara, una vez sentado ya en el banquillo y con los árbitros de espaldas, en signo de decir “¡menuda cara que tienen!”.

Por si dejase de verse el video, lo describo, Guardiola se acerca a una zona de los banquillos donde hay varios periodistas con un monitor de video para ver la repetición de la jugada de gol anulado a Alexis por fuera de juego. Él considera que no existe fuera de juego y rápida y agitadamente se aproxima al linier que lo señaló el fuera de juego y al árbitro asistente para protestar sobre la jugada. Rodeando con su brazo a ambos árbitros, mostrando signos claros de nerviosismo, insistiendo en protestar (no es que se acerque, le reproche y se aleje) durante un tiempo excesivo para una queja común y con unas formas poco amables o educadas. El video estaba incompleto y no aparece la parte en que se acerca al árbitro asistente y acerca mucho su cabeza al oído donde lleva el micrófono-auricular que lleva el árbitro como con intención de que le oiga el árbitro a través de él.

No reprocho que actuen así aunque sí me parece algo excesivo. Pero resulta muy significativo que hagan esto los que “nunca hablan de los árbitros”, los que son un modelo a seguir. Y se ve que lo de protestar es lo normal, y que lo hacen hasta en el mejor equipo del mundo, aunque claro, no tanto cuando ganaban casi siempre como cuando dejan de ganar.

Aun así, hace ya un par de semanas ya se habló sobre los árbitros desde el FC Barcelona en las entrevistas que les hicieron, respondiendo un par de jugadores del Real Madrid en tono irónico diciendo “creía que en Barcelona no se hablaba de los árbitros”. Además, hay algo que sí que llevan haciendo durante los tres últimos años, y es que los jugadores que están en el campo rodeen al árbitro en grupo cada vez que quieren condicionar la decisión del árbitro, cualquiera que se repase unos cuantos partidos de la época dorada de Guardiola puede fijarse en ese detalle, acuden en grupo para condicionar al árbitro. Como muchos equipos, oiga, pero quizás con mayor frecuencia que muchos otros.

Anuncios