El Barça y los árbitros

En Barcelona no se habla de árbitros hasta que se habla. Es decir, hasta que las rachas de victorias ya no satisfacen a entrenador y jugadores. En las tres últimas temporadas el Barça jugaba tan bien y tan desahogado que no necesitaba quejarse de los árbitros ya que rara vez no ganaban. Todavía siguen jugando bastante bien, pero los resultados de estas últimas fechas no acompañan y la naturaleza humana, ¡SÍ, SON HUMANOS!, sale a la superficie y cometen las mismas imprudencias que cualquier otra persona en una situación que emocionalmente le supera como es la de sentirse impotente, atracado por los árbitros y ver cómo se le concede al máximo rival la posibilidad de colocarse 10 puntos por delante en liga.

Y quiero criticar no el que expresen sus sentimientos, ya que así demuestran que son como todos, porque yo también actuo de forma parecida en situaciones parecidas. Sino que, quiero criticar aquella falsa imagen que se daba del Barça como un equipo ejemplar, un modelo a seguir, cuando en realidad son igual de buenas personas que los demás. Es muy fácil no quejarse de algunas pequeñas injusticias que uno sufre cuando los buenos resultados compensan por completo esas injusticias. Pero cuando la situación empeora es mucho más difícil controlar nuestro propios actos y hacemos lo que tanto Xavi como Pep hicieron en el Reyno de Navarra, sacar nuestro lado de enfado, de cabreo y de pedir lo que, a nuestro juicio, es justo, que tampoco quiere decir que se tenga razón.

Ilustro con este video que espero que no retiren de Youtube, al menos en mucho tiempo, ya que pueden pedir, quizás, derechos de autor desde las empresas que poseen el derecho a explotar esas imágenes. En este video tan solo aparece la acción de Guardiola, no se ve cómo Xavi recorre toda la banda hasta el árbitro que señaló el fuera de juego, llevando el chaquetón ya que hacía frío y estaba en el banquillo, lugar del que no tiene que salir salvo que sea para calentar o irse al vestuario. Además, también hizo el gesto de llevarse la mano a la cara, una vez sentado ya en el banquillo y con los árbitros de espaldas, en signo de decir “¡menuda cara que tienen!”.

Por si dejase de verse el video, lo describo, Guardiola se acerca a una zona de los banquillos donde hay varios periodistas con un monitor de video para ver la repetición de la jugada de gol anulado a Alexis por fuera de juego. Él considera que no existe fuera de juego y rápida y agitadamente se aproxima al linier que lo señaló el fuera de juego y al árbitro asistente para protestar sobre la jugada. Rodeando con su brazo a ambos árbitros, mostrando signos claros de nerviosismo, insistiendo en protestar (no es que se acerque, le reproche y se aleje) durante un tiempo excesivo para una queja común y con unas formas poco amables o educadas. El video estaba incompleto y no aparece la parte en que se acerca al árbitro asistente y acerca mucho su cabeza al oído donde lleva el micrófono-auricular que lleva el árbitro como con intención de que le oiga el árbitro a través de él.

No reprocho que actuen así aunque sí me parece algo excesivo. Pero resulta muy significativo que hagan esto los que “nunca hablan de los árbitros”, los que son un modelo a seguir. Y se ve que lo de protestar es lo normal, y que lo hacen hasta en el mejor equipo del mundo, aunque claro, no tanto cuando ganaban casi siempre como cuando dejan de ganar.

Aun así, hace ya un par de semanas ya se habló sobre los árbitros desde el FC Barcelona en las entrevistas que les hicieron, respondiendo un par de jugadores del Real Madrid en tono irónico diciendo “creía que en Barcelona no se hablaba de los árbitros”. Además, hay algo que sí que llevan haciendo durante los tres últimos años, y es que los jugadores que están en el campo rodeen al árbitro en grupo cada vez que quieren condicionar la decisión del árbitro, cualquiera que se repase unos cuantos partidos de la época dorada de Guardiola puede fijarse en ese detalle, acuden en grupo para condicionar al árbitro. Como muchos equipos, oiga, pero quizás con mayor frecuencia que muchos otros.

Anuncios

Reparto de ingresos por contrato con TV en el fútbol español

En la imagen superior (click en ella para ampliar) podemos observar el reparto del dinero por parte de la TV a los clubes de fútbol de distintos lugares de Europa en la temporada 2009/2010. Ahora se está volviendo un tema muy polémico y la prensa deportiva está dándole caña al asunto, ya sabemos el tipo de prensa que tenemos, por lo menos en España, tan solo sacan provecho de los temas polémicos y del conflicto.

Asi que, me ha apetecido dar mi opinión sobre el asunto. Yo soy madridista, como alguno puede haber notado si ha leído mis anteriores entradas. Por lo que, en principio, no debería molestarme que el Real Madrid obtenga 140 millones por parte de la televisión y equipos como Valencia y Atleti (equipos habituales en competiciones europeas) obtengan 98 millones menos, mientras que en otras ligas el que más recibe, recibe 23 millones más que el que menos recibe (como es el caso de la Premier inglesa). Pero he de sumarme a los que están molestos con semejante injusticia, creo que es muy desmedido que Real Madrid y FC Barcelona reciban semejantes cantidades y que 14 de 20 equipos no alcance los 20 millones. Eso es lo que hace es aumentar las diferencias ya existentes de por sí entre esos equipos tan famosos en todo el mundo y los equipos modestos.

En mi opinión no tiene la misma emoción la liga española en la que casi siempre ganan Madrid o Barça que la Premier League en la que en 5 años pueden haber 4 campeones de liga distintos. Porque sea a base de “talonario” como se dice del Madrid o a base de “cantera” como se dice del Barça, para ambas cosas se necesita mucho dinero, quizás más para lo primero, pero para tener una “cantera” fructifera solo pueden existir 2 razones: o se ha tenido mucha suerte (cosa que descarto) o se posee una estructura de las categorías inferiores muy buena, una estructura que no es precisamente barata. Esas categorías inferiores necesitan de material de entrenamiento y para jugar, necesitan un lugar donde poder entrenar y también jugar partidos oficiales, necesitan tener una gran red de personal ojeadores, médicos, fisioterapeutas, utilleros, entrenadores, psicólogos, etc. También se necesita una residencia para esos jugadores jóvenes, también tendrán que pagarles aunque sea un pequeño sueldo, o como mínimo las dietas y el alojamiento.

Obviamente Real Madrid también tiene una gran estructura, pero parece ser que no tan desarrollada o tan buena como el FC Barcelona, ya que para conseguir tanto jugador de tan magnifico nivel debe existir algo, una causa. Y yo estoy convencido de que se trata de una estructura de “cantera” que muy posiblemente sea la mejor del mundo, al menos del mundo del fútbol.

Los equipos modestos, obviamente, no pueden permitirse fichar jugadores por 30 millones de euros, o 40, o 50; ni tampoco poseer una gran cantera que, además, retenga a sus jugadores en el club, porque problema añadido es que si un ojeador de un equipo con mucho dinero y prestigio se fija en algún jugador que destaque de otras canteras, muy posiblemente se lo lleve.

Es la pescadilla que se muerde la cola, sin dinero no hay grandes fichajes ni grandes canteras, y sin dinero tampoco es posible retener a jugadores que destaquen más de lo normal. Y si además les “capan” las televisiones, como se puede ver en la tabla, que son una de sus principales fuentes de ingresos, todavía los colocan en una situación más precaria.

En conclusión, ESTOY ABSOLUTAMENTE DE ACUERDO en que HAY QUE REPARTIR MEJOR LOS INGRESOS DE TELEVISIÓN entre los equipos de fútbol. Que podamos pensar que sea vergonzoso que algo tan relativamente poco importante mueva tanto dinero, podrá pensarlo más o menos gente, pero es cuestión distinta a lo que se trata en esta entrada.

Sinceramente, me parece más emocionante ver una liga en la que nunca sabes qué equipo es el favorito, aunque existan 4 o 5 más o menos favoritos, para ganar la liga que una liga como la española en la que Real Madrid y Barça monopolizan primera y segunda posición. Y también me preocupa la imagen que pueda tenerse de la liga española en el exterior. Los extranjeros pueden pensar que la liga española es Real Madrid, Barça y poco más, en el resto hay 4 o 5 equipos que siempre están entre los 10 primeros y 13 o 14 que apenas pueden soñar con los primeros puestos porque son una utopía, incluso el quinto o sexto puesto resulta a veces realmente complicado para esos 13 o 14 equipos.

Que un equipo de fútbol pague una clausula de rescisión, ¿es robar?

En el fútbol moderno es habitual escuchar que tal jugador tiene una cláusula de rescisión de X millones. ¿Qué es exactamente una cláusula de rescisión? Pues verán, una cláusula de rescisión, como su propio nombre indica es una cláusula de un contrato que empieza a hacer efectos al rescindir el contrato. Esta cláusula se suele establecer para evitar que un jugador de fútbol se marche del equipo en el que tiene contrato. Pero básicamente se resumen en: “si tú rompes el contrato con nosotros tienes que pagarnos lo establecido en la cláusula”, por lo tanto, al pagar ese dinero se está liberando de cumplir el resto del contrato y puede marcharse al equipo que desee.
Normalmente es el equipo que ficha el que la paga ya que estas cláusulas suelen superar con creces el sueldo de varios años del jugador, por lo que es realmente complicado que un jugador pague su propia cláusula, y casi imposible que decida hacerlo sin tener una oferta de otro equipo.
Sin embargo, no gusta a los clubes ni a las aficiones que un equipo quiera llevarse a uno de sus jugadores de esta manera. Tan solo ven con buenos ojos la negociación directa con el equipo para así no tener que pagar esa cláusula de rescisión. Tanto es así que algunos equipos se han ganado una fama de “robar” jugadores que puede estar o no justificada, según los ojos de quién lo mire y según de qué fichajes se hable.
Uno que resultó muy polémico fue el fichaje de Figo por el Real Madrid, directamente del FC Barcelona, máximo rival con el que se presenta una probabilidad de 0,0001% de poder establecer negociaciones mutuamente.
Pero, ¿por qué llaman ladrón al que se lleva a un jugador pagando lo que pone en su contrato que hay que pagar? Y más todavía, ¿por qué se llaman ladrón a un club cuando es el jugador el que ha querido irse? ¿Qué culpa tendrá el club que se lleva el jugador de que el jugador prefiera jugar en su club, ya sea por tener mejor sueldo o por gustarle más el equipo? Porque una cláusula de rescisión tan solo puede decidir ejecutarla el propio jugador, nadie más, ni el club que “compra” ni el club al que “pertenece” (este último solo podría hacerlo si se estableciese así en el contrato y fuese decisión del club de prescindir del jugador). Asi que al pagar la cláusula de rescisión se está haciendo con consentimiento del jugador, es decir, el jugador se va porque quiere.
He de recordar que vivimos en democracia y no en esclavitud, los jugadores no pueden ser forzados a firmar ningún contrato si no quieren firmarlo, ni tampoco nadie puede obligarle a marcharse de un equipo porque un tercero haya decidido pagar su cláusula de rescisión, esa cláusula es intocable salvo por voluntad del jugador, si no fuese así no estaríamos hablando de personas, estaríamos hablando de objetos o de esclavos.
Por lo que no entiendo que una afición y un club (siempre influenciado por la afición), la tomen con otros clubes porque han negociado con un jugador suyo, así sucede con el Valencia hacia el Madrid, por ejemplo, todo empezó con un tal Pedja Mijatovic que se marchó al Real Madrid a cambio del pago de la cláusula de rescisión.
La afición del Valencia que es realmente incomprensible, esa afición que no es capaz de valorar el trabajo de sus entrenadores, y sus méritos, siempre están culpando al entrenador, por lo visto de no ser primeros en liga e ir ganando Champions League, y no valoran ni el mérito de la última temporada, quedando en tercera posición (mejor que en la temporada anterior) y habiendo perdido a las que se suponían sus 2 mejores estrellas. Una afición que es mucho más ambiciosa de lo que puede ser con un club que no tiene ni la mitad de presupuesto que los 2 clubes más grandes de España, una afición que no tiene en cuenta que el Valencia CF está más que endeudado, que tiene su nuevo estadio a mitad de construir con la obra paralizada porque no pueden pagarla, y pretenden que su equipo haga milagros, que gane ligas frente a Real Madrid y Barça que tienen mucho mejor plantilla y mucho más presupuesto y que lleguen muy lejos en Champions League que se supone que es la mejor competición de clubes del mundo. Si no saben valorar los méritos dentro de su propio equipo van a saber valorar una acción de un tercero…
El primero con el que deberían enfadarse esas aficiones es con el jugador, por ser tan mercenario, ir buscando el dinero, porque como ya he dicho, solo el jugador puede decidir hacer valer la cláusula de rescisión. Si el jugador no quiere marcharse no se marchará.
Y si los equipos no quieren que se fiche a un jugador de esta manera que multipliquen por diez o por veinte el supuesto valor de mercado del jugador y así seguramente lo retendrán con toda seguridad, y si el jugador se niega a firmar contrato con una cláusula tan alta será porque tiene pensado abandonar el equipo, sí o sí.
Al Real Madrid se le ha acusado mucho de “robar” jugadores y por Barcelona también ha realizado gestiones un tanto extrañas como con Villa y Fábregas (jugador que el Arsenal ha aguantado 2 temporadas tras sendos intentos de fichar del Barcelona, Arsene Wenger no quería que marchase) y Fábregas se ha ido al equipo de su vida no sin antes tener que convencer al Arsenal de que negociase, equipo que para nada quería desprenderse de su jugador pero que no podía retener eternamente al jugador, más que nada porque nadie podría obligarle a renovar contrato antes de finalizarlo. O Villa, jugador que fue malvendido por el Valencia, habiendo negociado el Barça con el jugador a espaldas del club y luego ofreciendo una cantidad un poco ridícula si tenemos en cuenta la calidad que se suponía que tenía el jugador y el precio de otros fichajes de otros jugadores, malvendiendo el Valencia por necesidad de recaudar dinero para pagar deudas y para evitar que el Madrid pudiese llevárselo.
De ahí que se inventasen las cláusulas antimadrid, cláusulas pensadas para evitar que un jugador acabe jugando en el Real Madrid, y, sin embargo, no conozco casos similares hacia equipos distintos del Real Madrid, anulando así por completo la voluntad del jugador que si quisiera jugar en el Real Madrid tendría que hacer unos negocios muy complicados.
Y todo esto para así no enfadar a unas aficiones rabiosas que odian al Real Madrid y no quieren que sus equipos negocien con él o le pongan cláusulas de rescisión accesibles al Real Madrid, llegando al extremo de crear 2 tipos de cláusulas de rescisión, la normal y la especial para el Real Madrid.
Tan solo conozco dos clases de odio, el odio por envidia y el odio por haber sufrido daños o perjuicios por parte de la persona odiada. En estos casos fácilmente podría hablarse de una mezcla de ambos. Y los daños que han sufrido estos equipos han sido totalmente legales, pero no quieren valorar que en los casos de “robos” de jugadores es el jugador el que voluntariamente se marcha, y si en competiciones no están a la altura no es problema del Real Madrid que haya equipos que no estén a su altura. No incluímos al Barça porque eso es rivalidad mutua, una rivalidad creada por la batalla de “a ver cuál de los dos es mejor” que se lleva dando muchas décadas ya.

Los clásicos ya son todo un circo

Los partidos entre Real Madrid y FC Barcelona se están convirtiendo en un escenario de circo o de espectáculos. Unos juegan muy duro y otros se dedican a la interpretación para engañar a los señores encargados de procurar que los partidos de futbol sean lo más limpios posible.

Real Madrid reacciona ante la velocidad del Barça con juego duro, a veces ese juego duro es limpio (sí, existe eso) y otras veces es innecesario o se convierte en una entrada muy agresiva porque el jugador del Barça llega a desviar el balón antes de que llegue el jugador del Madrid y, por lo tanto, el golpe, en vez de llevarselo el balón, se lo lleva el jugador, algo que no exime para nada al jugador de la responsabilidad por la entrada realizada.

Otras veces no hace falta que exista ningún tipo de juego duro, son los propios jugadores los que simulan haber recibido un golpe en la cara o en la espinilla llevándose las manos a la supuesta zona dolida y pudiendo comprobar en las repeticiones de la televisión que no existe contacto.

Para mí la mejor actuación de la historia es la de la ida de la semifinal de la Champions entre Madrid y Barça en la que Pepe fue expulsado por una entrada que engañó hasta a muchos de los aficionados merengues, yo mismo creí por un momento que existió contacto, pero lo más fuerte que recibió Dani Alves fue un golpe contra el balón que bloqueó Pepe y luego un leve roce en la espinilla que no tuvo más que exagerar Alves para salir en camilla y volver al campo con una sonrisa en apenas 1 minuto. Algunos creerán que Alves salió volando porque Pepe le golpeó cuando en realidad salió volando por el toque con el balón y sus pocas intenciones de aguantar el tipo, sino más bien de exagerar la entrada.

Aunque también sucede a la inversa tanto en cuanto a la dureza de las entradas como de fingir entradas inexistentes, la tónica más común ha sido la de que el Madrid juega duro y el Barça hace teatro.

Sin embargo los aficionados culés quieren presumir de equipo que “juega limpio” y que es “víctima” de la agresividad del Madrid cuando esos jugadores también juegan sucio, aunque no sea de la misma manera.

En fin, no sé cómo acabará esto, pero parece que a partir de ahora el contacto en el fútbol deba ser erradicado y lo que vaya a triunfar sea el teatro. Quien sabe jugar a fútbol en posiciones defensivas sabe que si no lleva decisión en sus luchas por el balón y si no es capaz de ser duro en determinadas ocasiones jamás será un gran defensor ya que jamás conseguirá cortar muchas jugadas de ataque del rival. Pero si ahora se pretende erradicar el contacto y, además, el arbitro no sabe diferenciar el teatro de un jugador del daño real los jugadores tendrán miedo a tocar al rival no vaya a ser que sean expulsados.

En fin, que los aficionados y los medios son muy parciales, todos, y saben apreciar el espíritu del fútbol, al menos un gran número de ellos.