¿Puede un hombre soltero ser padre?

En esta época en la que está tan de moda el pedir la igualdad de derechos de la mujer, de hecho, Zapatero inventó el llamado “Ministerio de Igualdad”. ¿Alguien piensa en igualdad desde los dos lados del asunto? Porque es algo obvio, la igualdad es un concepto que requiere de comparación, para valorar si existe o no igualdad debemos realizar una comparación entre los derechos del hombre y los derechos de la mujer.

Sin embargo, cuando escuchamos “igualdad”, creo que la mayoría pensamos en la mujer con respecto al hombre. Rara vez escucho hablar sobre igualdad del hombre con respecto a la mujer.

Aprovechando también este día, 19 de marzo, día de San José, “padre” de Jesucristo, en el que se conmemora el día del padre voy a explicar mi punto de vista de una situación de desigualdad que se produce del hombre con respecto a la mujer.

Está claro que la mujer puede ser madre fácilmente y no precisa de tener pareja para tener descendencia, o incluso puede tener pareja también del sexo femenino y eso no es un inconveniente muy grande para ser madre. Me refiero a tener hijos biológicos, no adoptados. La mujer soltera, u homosexual, puede acudir a medios para quedarse embarazada tales como los “bancos de semen” o solicitar un favor a un conocido (este último suele ser más complicado a efectos legales). Incluso puede engañar a un hombre para que se convierta en padre de su hijo/a sin tan siquiera saberlo.
Un hombre no tiene esa posibilidad. Obviamente las razones biológicas no las voy a criticar, es algo natural y sería absurdo quejarse de eso. Pero ¿qué puede hacer un hombre soltero para ser padre biológico de un niño sin necesitar tener pareja? 
Lo primero que se me viene a la cabeza es utilizar un vientre de alquiler, es decir, pagar a una mujer para que preste su útero para engendrar al bebé. Sí, técnicamente es posible hacer eso en la clandestinidad sin que sea delito, ya que siempre que sea considerada como la madre biológica no existiría delito. Pero, ¿y si el padre no quiere que la madre le reclame el hijo en un futuro? Es imposible, esa famosa cláusula que se firma en los “bancos de semen” no sería válida si se pretende hacer precisamente esto. Desconozco si existe la donación de óvulos para las parejas en las que la mujer tiene unos óvulos de mala calidad, pero eso no sería delito.
¿Por qué? Porque el Código Penal español establece como delito el uso de un “útero de alquiler”, pero no el implantar un cigoto de óvulo en el útero de forma “gratuita”. Como es lógico, una madre de alquiler no es gratuita, y una madre que necesita de un óvulo de otra mujer para tener un hijo tampoco está recibiendo dinero por engendrar al bebé. Pero, aunque el hombre encontrase a una mujer que quisiera prestarle su útero de forma gratuita, se encontraría con un problema legal. Esa mujer sería la madre del bebé y, por lo tanto, tendría el derecho a reclamar sus derechos como madre, aunque también es cierto que debería cumplir con sus obligaciones como tal. 
Así que el hombre no tiene derecho a ser padre en solitario, sin embargo, la mujer sí. Porque aunque tenga un hijo sin la protección legal de la renuncia del padre a todos sus derechos como padre si se utiliza el método del “banco de semen”. Como dicen, la madre siempre se sabe quien es, pero el padre… puede ser cualquiera.
¿Ha salido alguien a la defensa de este derecho en pro de una igualdad entre el hombre y la mujer? Está claro que la culpa está en una ley que está pensada para prohibir las famosas madres de alquiler. Una ley que podría ser muy discutible debido a que la mujer mayor de edad es libre para decidir si se queda embarazada o no, muchas veces ni lo elige. Un embarazo en un útero alquilado no produce daño a nadie. Quiero pensar que el legislador pretendió evitar esas ocasiones en las que las madres de alquiler no quieren deshacerse del bebé una vez lo han parido. Mucho más discutible sería que quisiera hacer eso cuando ni siquiera el óvulo era suyo. 
¿Está justificada la existencia de semejante delito? En mi opinión no. Se supone que estas decisiones se toman por personas con capacidad plena de obrar, lo que le da validez a los consentimientos. No creo que el Estado deba inmiscuirse en asuntos tan personales con ese tipo de sanciones. Es un ataque a la libertad exagerado. 
¿No creen que el hombre debería tener ese mismo derecho que tiene la mujer a ser padre soltero sin riesgo de que el otro progenitor le moleste? Yo opino que o todos moros, o todos cristianos, ya que esa es la esencia que se está buscando en la igualdad hombre-mujer. Considero discriminatorio que la mujer pueda ser madre soltera sin preocupaciones y que el hombre no pueda estar en la misma situación. Y no me vengan con el lema “nosotras parimos, nosotras decidimos”, porque eso es igual de justo que decir: “en esta casa solo traigo dinero yo, por lo tanto, tú eres mi esclav@”.

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Hace hoy exactamente 104 años más de 100 mujeres se encerraron en una fábrica textil en Nueva York en señal de protesta por la malas condiciones laborales en las que se encontraban. Desgraciadamente, se provocó un incendio que acabó con la vida de estas mujeres y es por eso por lo que el día 8 de marzo se convirtió en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
Actualmente, la situación laboral de las mujeres es mucho mejor que la de hace 100 años, al menos en las sociedades occidentales. Se ha estado luchando durante más de un siglo por mejorar sus condiciones y que exista una auténtica igualdad de trato hacia la mujer, tanto en el ámbito laboral como en cualquier otro ámbito de la vida. El camino es muy largo y todavía queda mucho que recorrer.
Yo soy de los que opina que todos somos personas y ni el sexo, ni la raza, ni la cultura ni las ideologías deberían ser motivo de rechazo y trato desigual hacia ellas. Tan solo considero justificado el trato distinto a quien no desea y no trata a los demás como iguales. Y ojo, con trato distinto no estoy refiriéndome a que deberíamos acabar con esas personas ni encerrarlas para evitar que hagan daño a la sociedad, excepto cuando haya motivos suficientes como para hacerlo, vease la comisión de crímenes, especialmente los crímenes de lesa humanidad.
Creo que debemos luchar por la igualdad de la mujer, pero siempre desde un plano racional, no debemos llevarlo a un plano de irracionalidad en el que cualquier diferencia de trato pueda ser considerada discriminación. Digo esto porque el tener una igualdad de trato no debe significar que en todo exista una división 50%-50%. La justicia no está en crear ese tipo de igualdad, sino en no privar o privilegiar a una persona frente a otra creando un desequilibrio en la igualdad, es decir, si una meta se consigue a través de unos méritos, conocimientos o un trabajo, a esa meta debe llegar la gente que objetivamente haya merecido conseguir determinado puesto de trabajo, determinado sueldo, etc. Y ello puede ser en proporción 8 mujeres – 2 hombres, 5 mujeres – 5 hombres o 1 mujer – 9 hombres. ¿Por qué deberíamos considerar justo que sea 5 mujeres – 5 hombres? ¿Y si hay 3 mujeres que han conseguido mayores logros que 3 de esos 5 hombres? ¿Sería justo que 3 hombres suplantasen a 3 mujeres para asegurar que haya 5 y 5? Lo mismo debe ser a la inversa. 
No voy a negar la obviedad, en la actualidad no existe una igualdad de trato real, en muchos lugares sigue prefiriéndose el hombre a la mujer simplemente por ser hombre. Eso es contra lo que hay que luchar, tenemos que llegar a un punto donde lo más común sea el considerar a la mujer tan válida como el hombre y no se discrimine ni al hombre ni a la mujer. Para ello, opino, debemos centrarnos en la educación de nuestros hijos y jóvenes así como intentar concienciar a nuestros adultos que no está bien el considerar a la mujer como un ser inferior al hombre o que deba estar a su servicio. Hombres y mujeres deben ser tratados por igual, ninguno como superior o inferior al otro.
Algo que me parece incorrecto es lo que llamo feminazismo, es decir, el feminismo extremo que más que una igualdad busca el colocar a la mujer por encima del hombre, no sé si por revancha histórica o por egoísmo. Mujeres que quieren cambiar el lenguaje a través de la prohibición del uso del masculino plural que abarca en su referencia a personas de sexo tanto masculino como femenino. Palabras tales como “el hombre” en sentido amplio, o “Fuimos todos de fiesta el sábado” incluyendo el “todos” tanto a chicos como a chicas. También pretenden crear una falsa igualdad, una igualdad basada no en los méritos de la persona sino en la equidad proporcional de la presencia de ambos sexos en un sector.
Me dejaré el asunto del privilegio dado a la mujer en la ley penal porque es un tema a desarrollar debido a la complejidad que trae por sí mismo. Pero, en definitiva, igualdad sí, fascismo no.