Mariano Rajoy considera justo el sistema electoral.

 
Mariano Rajoy al fin dice lo que piensa respecto a la ley electoral. Al fin reconoce que si fuera por él esto se parecería al sistema de Cánovas y Sagasta de hace más de un siglo. En boca de él mismo “el sistema electoral no es un fraude porque tanto los que se sientan allí (su izquierda) como los que se sientan allí (su derecha) han gobernado”. Es decir, no es ningún fraude porque tanto PP como PSOE han gobernado durante los últimos 28 años. De lo que se deducen dos cosas, o para él España se divide entre los votantes de PP y los votantes de PSOE (no existen ni CiU, ni Amaiur, ni IU, ni CC, ni UPyD, ni Compromís, etc.) o tiene un grave problema con el pluralismo político (artículo 6 de la Constitución Española). Y si tiene algún grave problema con “pluralismo político” o es semántico o es ideológico.

Esto es, Rajoy, o considera el bipartidismo como pluralismo político, pegándole una patada al espíritu del artículo 6 que se refiere al pluralismo político como al conjunto de todos los partidos políticos, incluídos los no representados en los parlamentos. O piensa que muchos partidos no deberían existir, es decir, todos salvo el suyo y, quizás, el PSOE.

Pues muy bien. Además, parece ser que no entiende de matemáticas, si el 44,6% de los votantes te vota a tí, ¿por qué tienes el 53% de los diputados? Es algo matemático y, por lo tanto, objetivo. El sistema electoral es injusto. Vale que si hay 350 diputados no es posible que sea representado un partido político con menos de 1/350% de los votos y que deban aplicarse unas medidas correctoras que favorecerá a los que superan ese 1/350% de los votos, pero es que actualmente hay partidos que tienen menos de 1/3 de la representación que le corresponde, es decir, de 17 diputados que le corresponden, solo disponen de 5 gracias al sistema electoral. ¿Dónde van a parar esos 12 diputados que no recibe? Pues se lo reparten entre PP, PSOE y algún nacionalista. De ahí ese 8% de sobrerrepresentación que tiene el PP. ¿Cómo le va a parecer injusta la ley electoral? Si le beneficia a él.

Sería como si uno trabajase 10 horas y otra persona 5 horas, y tuviesen que repartirse 15 barras de pan y le diesen 14 barras de pan al que trabaja 10 horas y 1 barra al que trabaja 5 horas. ¿Qué justicia es esa? El que trabaja 10 y recibe 14 obviamente no se va a quejar (sería algo realmente honesto quejarse, algo que muy pocos políticos son).

Anuncios

R10 se muestra incoherente para hacer justicia

Rosa Díez se ha contradicho a sí misma al criticar en 2008 las coaliciones nacionalistas para formar grupo parlamentario y decir tras el 20N que no iba a hacer trampas para conseguir el grupo parlamentario.
Para mí es un signo aislado de incoherencia que ha tenido que realizar para combatir la injusta ley electoral que le ha robado, al menos, 11 diputados que les habrían sido útiles para superar el segundo filtro del reglamento del Congreso para formar Grupo Parlamentario, el de necesitar 15 diputados o 5 diputados y un 5% de los votos a nivel nacional. Consiguió los 5 diputados pero se quedó a 3 décimas del 5%. Y ante la negativa del PP a interpretar el reglamento del Congreso en favor de UPyD para formar grupo parlamentario UPyD ha tenido que contradecirse y pactar con FAC (el partido de Álvarez-Cascos) para que les preste un diputado para formar el grupo parlamentario y que posteriormente éste vuelva al grupo mixto. Algo que no sería la primera vez que ocurre en los más de 30 años de democracia.
Cierto es que se equivocó, cuanto menos, en avanzar que no usaría estas artimañas y acabar utilizándolas. Pero en mi opinión no debió decir eso. UPyD pretende mantenerse íntegro como partido y por ello no ha querido pactar con C’s en su momento ni ha querido aceptar préstamos condicionales. Pero yo desde un primer momento me negaba a aceptar préstamos como favor con una contraprestación, y no es este el caso, por lo que a mí lo único que me parece mal es que diga X y luego haga Y, pero no me parece mal Y, ya que Y es aceptar un regalo de un tercer partido que se ve beneficiado por estar en el grupo mixto, y se beneficia de la ausencia de UPyD en dicho grupo para así poder tener mayor representación dentro del grupo mixto.
No quiero decir con esto que esté seguro de que UPyD no haya pactado en secreto nada con FAC. Pero dificilmente saldrá a la luz con pruebas concluyentes, por lo que me amparo en el principio de presunción de inocencia al que algunos tanto se aferran.
Para mí va a ser mucho más importante lo que haga UPyD durante estos 4 años en el Congreso que esta artimaña para esquivar al PP que quería negar a UPyD y Amaiur el grupo parlamentario y solo lo ha conseguido con Amaiur, y a todas esas injusticias que UPyD se ha encontrado por el camino, como los 11 diputados perdidos en las circunscripciones provinciales. 
Y con respecto a Amaiur, cierto es que no está permitido que los diputados que se presentan por un mismo partido formen parte de más de un grupo parlamentario, por lo que la trampa de renegar del diputado por Navarra para después incorporarlo no la considero ajustada a la normativa. Una normativa que debe ser cambiada para que exista mayor justicia y que no vuelva a suceder que un partido con 330.000 votantes se quede al límite de conseguir el Grupo Parlamentario propio y que un partido con 1.140.000 votantes tenga que recurrir a tal artimaña legal para poder conseguir el grupo. Por no hablar de los 11 diputados perdidos en las circunscripciones provinciales otra vez.

UPyD máximo perjudicado por la ley electoral en 2011

UPyD se ha convertido en el partido más perjudicado por la ley electoral, 228.000 necesitó de media por cada escaño conseguido, frente a los 215.000 votos de Equo que no consiguieron representación alguna, los 152.000 votos por escaño de IU, y los 125.000 votos que necesitó de media Compromís. Y el partido más beneficiado por la ley electoral es GBAI, 1 escaño con 42.400 votos.

PP se ha beneficiado por completo de esto. En 2008 consiguió 10.200.000 votos y 154 escaños. En 2011 ha subido en 600.000 los votos y en 32 los diputados (UPyD con casi el doble de votos que el aumento del PP solo ha conseguido 5 diputados, mientras que PP ha sumado 32 diputados, si a UPyD le aplicásemos el coste de cada escaño de esos 32 por cada uno de esos 600.000 votos nuevos, UPyD no tendría 5 diputados, tendría 63 diputados), choca, ¿eh?

PP ha superado en 9,5 veces los resultados de UPyD, pero en escaños no tiene 10 veces más escaños que UPyD, tiene 37 veces más escaños que UPyD.

PP no ha conseguido más del 50% los votos (mayoría absoluta). PP ha conseguido el 45% (aproximadamente) de los votos. Sin embargo, se ve repersentado con un 53,1% de los escaños. Una sobrerrepressentación de más del 8%.

La sobrerrepresentación de CiU no es más que del 0,5%, pero sigue estando sobrerrepresentado. Con 15 diputados todavía estaría sobrerrepresentado, pero solo por un 0,1%, sería mucho más justo que CiU hubiese conseguido 15 diputados que 16, con 14 habría quedado infrarrepresentado, pero como las personas no pueden dividirse en decimales, 15 es el número que más se acerca a la representación más justa. Pero gracias a que CiU ha conseguido una diferencia de votos de unos escasos 126.000 votos por debajo de UPyD, nos va a venir de lujo para que salte a la vista como UPyD queda claramente infrarrepresentado en el Congreso.

CiU. 1.014.268 votos 16 diputados
UPD 1.140.242 votos 5 diputados

La sobrerrepresentación de CiU es de apenas un 0,5%, es la infrarrepresentación de UPyD lo que más llama la atención, un 3,3%. A UPyD solo les han sido útiles el 1,4% de los votos sobre el total. Es decir, si solo contabilizamos los votos a UPyD, tan solo el 29% de los votos han dado diputado, el 71% de los votos restantes no han dado diputado.

Si UPyD hubiese conseguido 17 diputados, tendría el 4,86% de los diputados del Congreso, y si hubiese conseguido 16 diputados tendría el 4,57% de los diputados del Congreso. UPyD consiguió el 4,69% de los votos totales. Por lo que con 16 diputado estaría infrarrepresentado en un 0,12% y con 17 estaría sobrerrepresentado en un 0,15%. Por lo que lo que parece más justo es la opción de 16 escaños, además, sin estar sobrerrepresentado.

Sin embargo, el éxito del PP se debe a la injusta ley electoral que le da una representación ficticia del 8% que se suma a su 45% real, sumando un 53% final. Eso y que el partido que más escaños le ha disputado desde siempre se ha llevado un batacazo histórico, ha perdido 59 diputados, 32 en favor de PP y 27 repartidos entre el resto.

Pero hablemos mejor de votos, PSOE ha perdido 4.300.000 votos, solo 600.000 de esos votos han ido a parar a PP, por lo que 3.700.000 hay que repartirlos de la siguiente manera. En 2011 hay 771.847 censados menos que en 2008. Quedan 2.928.153 posibles votantes, en 2011 hay 538.735 abstenidos más que en 2008. Por lo que quedan 2.389.418 votos, han aumentado en 46.913 los votos en blanco, nos quedan 2.342.505 votos, y 152.310 votos nulos más que en 2008, y ya nos quedan finalmente 2.190.195 que son los que se han llevado partidos distintos a PP y PSOE, en relación con 2008.

Los partidos distintos a PP y PSOE han incrementado en, aproximadamente unos 2.200.000 votos. Eso también ha beneficiado a PP, que no solo incrementa en 600.000 su número de votos, sino que suma esos 32 diputados gracias a que la ley electoral castiga a los terceros partidos dejando infrarrepresentados a muchos de estos, como UPyD, Equo o IU que se han visto totalmente infrarrepresentados, infrarrepresentados en favor de la sobrerrepresentación de PP y PSOE, especialmente de PP.

LA SOBRERREPRESENTACIÓN DE PP Y PSOE PROCEDE DE LA INFRARREPRESENTACIÓN DE LOS TERCEROS PARTIDOS DE ÁMBITO NACIONAL.

Tenemos que luchar por una ley justa, no por UPyD, sino también por IU, Equo, Compromís, y otros partidos presentes y futuros que se ven totalmente perjudicados por una ley electoral profundamente injusta y bipartidista. Yo hablo de UPyD porque es el partido más afín a mis ideas, pero no es el único perjudicado. Y, en el fondo, esto es algo que perjudica a todos los españoles.