Todo el mundo se siente desprotegido

 Hoy en día uno pone las noticias y no ve más que desgracias. La violencia reina en nuestro mundo que pretendemos que sea perfecto aunque sabemos que eso es imposible. Unos son violentos por necesidad, otros por carácter y otros porque se sienten bien siendo violentos. Obviamente, siempre que existe violencia también existen unas víctimas.
Es típico escuchar en la televisión que han atracado una joyería, o que han entrado a robar en un bar, que hay una banda que roba en urbanizaciones, o que se ha agredido a un taxista, o un enfermero, etc. Y siempre se escucha lo mismo. “Se sienten inseguros”. Creen que debería haber una mayor seguridad. 
Y yo me pregunto, ¿qué tipo de seguridad quieren? ¿un policía en cada esquina? ¿un guardaespaldas personal armado con escopeta para proteger al otro 50% de la población que no es guardaespaldas? ¿quién pagaría eso? Se puede cubrir toda una ciudad con cámaras en todos los lugares, se puede incrementar el número de policías, pero eso ni sale gratis ni deja intactos los derechos de los ciudadanos. 
Vivimos bajo el amparo de una Constitución que nos da grandes libertades y una presunción de inocencia casi absoluta, ¿cómo vamos a evitar el mal? Para empezar, es imposible asegurar que una persona hará o no hará el mal, porque sería tan fácil equivocarse como lanzar una moneda al aire y que saliese cara. Por lo que descartamos una seguridad basada en evitar el futuro, algo absolutamente incierto incluso para los propios delincuentes.
Por lo que solo nos queda el actuar tras la comisión del delito, y eso supone o aumentar considerablemente el presupuesto destinado a Cuerpos de Seguridad del Estado o colocar un sistema de cámaras que solo podrían detectar a los delincuentes mientras estén en la vía pública, además de que eso supondría una nula intimidad para cualquier persona que salga a la calle.
En esta vida hay que elegir, y no se puede tener todo, más quisiera tener yo a 5 policías guardando mi espalda, 2 masajistas, 4 mayordomos, y todo tipo de lujos, pero no es posible. El dinero público es limitado y no puede destinarse exclusivamente a la seguridad porque entonces cojearían otros muchos servicios como la sanidad o la educación, como si no fuesen importantes… 
¿Estamos dispuestos a pasar rigurosos controles de seguridad en los que nos cacheen o nos pasen por máquinas de rayos X continuamente así como estar a toda hora bajo vigilancia de cámaras? Yo creo que no, en absoluto. Pero eso crearía mayor seguridad, de eso estoy seguro, valga la redundancia.
Vamos, que nos quejamos un poco también porque lo queremos todo. Se hace lo que se puede con los medios públicos, opino yo, si eso no es suficiente creo que hay que recurrir a la vía privada que, obviamente, será de pago y no barata precisamente. Quien pueda permitírselo que lo haga, quien no, pues tendrá que resignarse o deberá hacerse con una licencia de armas que le permita usarla en legítima defensa, si es que eso existe.