El PP apela al miedo a lo nuevo para sus elecciones en 2015

Parece ser que el PP ya ha decidido qué estrategia tomar para afrontar las duras elecciones que le esperan durante este 2015. Y consiste en el miedo a los nuevos partidos, apelar al viejo refrán “más vale malo conocido que bueno por conocer”. Si no me creen, vean:

Obvio que no dice expresamente esas palabras, pero se deducen implícitamente del mensaje que emite: “cosas tan importantes como nuestra educación, como nuestra sanidad, el empleo, la agricultura, el comercio, el turismo y como tantas otras cosas. No la podemos dejar en manos de experimentos, de principiantes, de proyectos políticos que no se sabe de dónde vienen y, sobre todo, no se sabe a dónde van”.

Y no es Juan Moreno el único que ha usado esa estrategia, también el propio Mariano Rajoy ha dicho palabras similares, y aquí puedo poner dos enlaces en los que queda claro.

http://www.efe.com/efe/noticias/espana/politica/rajoy-moreno-apelan-voto-util-como-unica-alternativa-andalucia/1/3/2555092

Rajoy ha instado a desconfiar de quienes “sacan conejos de la chistera”, de quienes dicen que van a hacer cosas pero que simplemente van a “apuntalar” al PSOE-A y de quienes prometen “varitas mágicas que no existen”.

Leer mas: http://www.europapress.es/andalucia/almeria-00350/noticia-rajoy-pide-no-tirar-voto-apoyando-formulas-garantizan-continuidad-socialismo-20150315133120.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

Está claro que dentro del Partido Popular existe miedo ante las encuestas que les han quitado muchos votos en buena parte de España, saliendo beneficiadas opciones como Podemos o C’s (Ciudadanos).

Podríamos decir que en el amor y en la guerra “todo vale”, siendo unas elecciones prácticamente una guerra en la que a pesar de existir normas legales, incluso hay ocasiones en las que se han incumplido, y el PP es uno de esos partidos que ha incumplido normas como la LOREG en más de una ocasión. Cierto es que este discurso no está infrinjiendo ninguna ley, y no es mi intención la de insinuar tal cosa. Sino que deseo transmitir ese miedo que tiene el PP, que lejos de intentar ganarse la confianza del ciudadano con actos propios, luchando realmente contra toda la corrupción, incluída la de su propio partido, lo que hace es dedicarse a intentar desprestigiar a lo nuevo. En mi opinión, roza la inconstitucionalidad esa actitud, una Constitución que promulga como uno de sus valores superiores, según su artículo 1.1, el pluralismo político; pero ya saben, esto es una guerra, y al enemigo ni agua.

Sí, Rajoy presume de ciertos datos de que España está presuntamente mejor hoy que cuando él entró (cuando hay más parados hoy que el día que él entró, cuando en estos últimos 3 años ha emigrado gran parte de nuestra población joven a fuera de España), usa datos que hacen presumir un comienzo de recuperación económica y los usa de forma interesada, únicamente se vale de los datos que le interesan, ocultando los que no.

Además ¿hay que olvidar todo el daño que han producido al conjunto de España algunas políticas tomadas por el señor Rajoy y su gobierno? Rajoy, no has hecho magia, ni tus medidas nos han salido gratis a los españoles.

Huelga general 29M

29 de marzo de 2012, los sindicatos españoles han convocado una huelga general para ese día en señal de protesta por la reforma laboral elaborada por el Partido Popular, partido en el gobierno con mayoría absoluta. 
La mayoría de los españoles opina que la reforma elaborada por el gobierno de Rajoy no favorece la creación de empleo, sino que, simplemente, es un abaratamiento del despido. Yo, con los pocos detalles que conozco de la reforma opino más o menos lo mismo, aunque también es cierto que el empresario siempre prefiere contratar a quién más barato le va a costar despedir en caso de tener que despedirle. 
También opino que se desprotege a los trabajadores de más de 45 años al proteger a los menores de 30 años. Es una dicotomía muy compleja ya que es realmente complicado elaborar un sistema en el que se proteja a todos los trabajadores por igual, sean del sexo que sean, de la raza que sean, o de la edad que sean sin crear ventajas para unos que siempre supondrán unas desventajas para otros. 
Volviendo al tema en cuestión, la huelga, opino que, esta vez, no será el medio más propicio para esta lucha. Los trabajadores deben proteger sus derechos siempre dentro de lo razonable. Todos tenemos que proteger nuestros derechos pero también debemos recordar que somos una sociedad y debemos pensar en el conjunto y no solo en el ego, porque a veces me da la sensación de que únicamente pensamos en el ego. Sinceramente, creo que esta huelga va a ser un completo fracaso, tendrá muy poco apoyo, no se conseguirá lo que se pretende y se perderá gran parte de la producción de productos y servicios de un día para no conseguir nada bueno.
Y quisiera hacer una crítica tanto a los sindicatos como a los que les siguen. Los sindicatos se sienten orgullosos de considerarse los defensores de los trabajadores, de la clase media-baja de la sociedad cuando luego te ves a los cabecillas de los dos sindicatos más importantes en España, UGT y CCOO, llevando relojes valorados en miles de euros. Los sindicatos se han beneficiado también de los Expedientes de Regulación de Empleo, los famosos EREs, llevándose una suculenta cantidad de dinero por cada ERE emitido. ¿Acaso ven los trabajadores algo de ese dinero? No. Los trabajadores simplemente son como marionetas para estos sindicatos que más allá de defender al trabajador simplemente eligen un objetivo para darle sentido a su forma de ganar dinero, a ellos les da igual que su objetivo sea la defensa del trabajador o cualquier otra cosa. 
Puede que sea una acusación muy grave mi última frase, pero yo opino que es así. Como adora la izquierda, especialmente la izquierda más radical, me amparo en el artículo 20 de la Constitución, libertad de expresión. Pienso eso porque UGT y CCOO parece que sean la eterna oposición al gobierno de turno en cuanto a Derecho Laboral, y digo esto porque en España la oposición política consiste en decir que no a todo lo que propone el Gobierno y estar de brazos cruzados hasta que le toque ser el partido en el Gobierno. En España tan solo mueven ficha los que tienen la obligación de mover ficha, y eso por su posición. Los sindicatos están muy politizados, tanto que actúan como un partido político, si no estoy yo en el poder, no me molesto en proponer soluciones. 
¿Por qué no hacen algo útil de verdad estos sindicatos y se ponen a elaborar un estudio para sacar conclusiones y proponer un modelo laboral que sea justo con el trabajador y realista a la hora de aplicarlo aquí en España? Pues muy fácil, porque es mucho más sencillo esperar a que el Gobierno elabore una modificación para convocar una huelga general y así parecer que de verdad hacen algo útil por los derechos de los trabajadores.
Me gustaría llamar a los sindicalistas por convicción, sindicalistas que no ganan nada estando en los sindicatos, y los trabajadores que apoyan los movimientos de los sindicatos a que presionen a los que sí que viven bien gracias a ser cabecillas de estos sindicatos para que hagan un trabajo activo, que se pongan manos a la obra y propongan soluciones y dejen ya de tocar las narices convocando huelgas y ya está, porque parece ser que todo lo que se hace está mal. Seguramente lo esté, pero es muy fácil esperar a verlas venir para luego criticar en vez de ponerse manos a la obra e insistir con modelo justo y adecuado a España.
Un saludo, y espero que los trabajadores sean inteligentes y la huelga no sea muy apoyada, porque el Gobierno lo hace mal, pero los sindicatos diría que lo hacen peor.

Mariano Rajoy considera justo el sistema electoral.

 
Mariano Rajoy al fin dice lo que piensa respecto a la ley electoral. Al fin reconoce que si fuera por él esto se parecería al sistema de Cánovas y Sagasta de hace más de un siglo. En boca de él mismo “el sistema electoral no es un fraude porque tanto los que se sientan allí (su izquierda) como los que se sientan allí (su derecha) han gobernado”. Es decir, no es ningún fraude porque tanto PP como PSOE han gobernado durante los últimos 28 años. De lo que se deducen dos cosas, o para él España se divide entre los votantes de PP y los votantes de PSOE (no existen ni CiU, ni Amaiur, ni IU, ni CC, ni UPyD, ni Compromís, etc.) o tiene un grave problema con el pluralismo político (artículo 6 de la Constitución Española). Y si tiene algún grave problema con “pluralismo político” o es semántico o es ideológico.

Esto es, Rajoy, o considera el bipartidismo como pluralismo político, pegándole una patada al espíritu del artículo 6 que se refiere al pluralismo político como al conjunto de todos los partidos políticos, incluídos los no representados en los parlamentos. O piensa que muchos partidos no deberían existir, es decir, todos salvo el suyo y, quizás, el PSOE.

Pues muy bien. Además, parece ser que no entiende de matemáticas, si el 44,6% de los votantes te vota a tí, ¿por qué tienes el 53% de los diputados? Es algo matemático y, por lo tanto, objetivo. El sistema electoral es injusto. Vale que si hay 350 diputados no es posible que sea representado un partido político con menos de 1/350% de los votos y que deban aplicarse unas medidas correctoras que favorecerá a los que superan ese 1/350% de los votos, pero es que actualmente hay partidos que tienen menos de 1/3 de la representación que le corresponde, es decir, de 17 diputados que le corresponden, solo disponen de 5 gracias al sistema electoral. ¿Dónde van a parar esos 12 diputados que no recibe? Pues se lo reparten entre PP, PSOE y algún nacionalista. De ahí ese 8% de sobrerrepresentación que tiene el PP. ¿Cómo le va a parecer injusta la ley electoral? Si le beneficia a él.

Sería como si uno trabajase 10 horas y otra persona 5 horas, y tuviesen que repartirse 15 barras de pan y le diesen 14 barras de pan al que trabaja 10 horas y 1 barra al que trabaja 5 horas. ¿Qué justicia es esa? El que trabaja 10 y recibe 14 obviamente no se va a quejar (sería algo realmente honesto quejarse, algo que muy pocos políticos son).